Cómo retirar la caca de un pañal de tela

“Tengo un problema con los pañales de tela. Aparentemente es un problema que nadie más ha comentado. Es un tema que usted claramente ha declarado que no trata. Mi problema es… la caca.

Ahora, déjame aclararlo. No grito de horror cuando tengo que limpiar un culito de caca. No me desmayo cuando accidentalmente tengo un poco de caca en mi mano mientras limpio al bebé. Cuando un conocido mencionó que no quería tener hijos porque no soportaba la idea de que le hicieran caca, empecé a rezar para que fuera estéril porque, en serio, no puedes tener hijos si te molesta la caca.

Sin embargo, la caca ES asquerosa. Echar un excremento sólido de un pañal de tela en el inodoro es estupendo. Tener caca semisólida en un pañal de tela no es algo fantástico. Tener un niño pequeño que no tiene hábitos intestinales regulares, y que tiende a tener caca blanda, no parece compatible con los pañales de tela. También, caca de bebé lactante, el mismo problema.

Incluso si tuviera uno de esos ingeniosos rociadores de inodoro… a menos que rocíe tan fuerte que me imagine el chorro de agua rebotando del pañal en el tanque del inodoro, no puedo entender cómo la caca de tela se va a desprender del pañal sin que yo la restriegue físicamente.  Y / o, entonces la posibilidad de caca que queda en la lavadora. También…

¿Me estoy perdiendo algo o soy 100% incompatible con el uso de pañales de tela?”

Bueno, en realidad, te faltan un par de consejos prácticos que facilitan el tema de la caca. Y también la correlación entre tu conocido verdaderamente aterrorizado por la caca y tus propios miedos – tu imaginación generalmente supera la realidad, e incluso cuando la realidad es bastante asquerosa tú simplemente… lo tomas con calma y lo enfrentas, sabiendo que los beneficios de los bebés y los niños superan el contacto ocasional con lo asqueroso.

En cuanto a la caca de bebé, hay algunas cosas que debes saber sobre los pañales de tela. Primero, la caca de la leche materna es completamente 100% soluble en agua. No hagas otra cosa  excepto hehcarlos en tu cubo, luego van directamente a la lavadora, sin restregar, enjuagar o raspar. La caca se lava, de verdad. Puedo testificar que realmente, era como lavar agua color mostaza.

Una vez que estás tratando con caca de verdad, el mantra se convierte en “haz lo mejor que puedas”. Tira, remueve o raspa lo que puedas – mientras no estemos hablando de grandes trozos de sólidos, tu lavadora puede probablemente manejarlo. Puedes usar filtros de bambú para atrapar la mayor parte.
Si, digamos, tienes una carga realmente desagradable y no usaste un filtro de bambú, o tu hijo tiene diarrea, puedes usar una espátula de plástico. Literalmente toma dos segundos, luego la enjuago y la limpio con una toallita.
Y finalmente, tu elección del cubo de pañales es importante. Usamos el sistema de cubo seco – un cubo de metal normal con una tapa ajustada y una bolsa de revestimiento para la contención de olores y la fácil limpieza del día de la lavadora. Mientras hagamos un buen prelavado en frío en la lavadora y escurra el agua antes de lavar los pañales, nunca he tenido problemas con los sólidos sueltos que se quedan en la lavadora.
Si quieres saltarte el proceso de remover y frotar, puedes optar por un cubo de agua. Básicamente comienza el proceso de remojo justo ahí en el cubo. Quítale el pañal a tu bebé, échalo en un cubo lleno hasta la mitad con agua y cierra la tapa. Personalmente, todavía frotaría lo más posible en el baño primero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat